Post-david-vs-Goliat

David Vs. Goliat: 7 consejos para posicionar tu PYME frente a las grandes empresas

No es ninguna novedad que las grandes empresas tienen grandes presupuestos para invertir en marketing digital, branding, SEO y todos los recursos disponibles para conseguir un buen posicionamiento en Google.

¿Pero.. sabes cuales son las ventajas de una PYME frente a esos gigantes  y cómo puedes aprovecharlas?

Las grandes empresas nos parecen monstruos gigantes que acaparan casi todos los sectores de mercado y contra las que parece imposible competir.

No obstante, esas estructuras mastodónticas las convierten en eso, en enormes dinosaurios que necesitan mucha “energía” para moverse y son lentos a la hora de tomar decisiones y producir cambios.

Y eso es lo que puede diferenciar a nuestra PYME de esos “Goliats”.

 

Una estructura más reducida necesita menos recursos para sobrevivir, tiene mayor capacidad de adaptación y puede moverse y pivotar más rápidamente.

 

Por otro lado, la implantación de las nuevas tecnologías y la era de las comunicaciones a través de  Internet ha hecho posible el acceso de cualquiera a canales de publicidad y captación de clientes, independientemente de su capacidad económica.

 

Hoy en día cualquiera puede permitirse tener una buena pagina web y hacer una buena campaña de marketing digital y posicionamiento SEO en Google o cualquier otro buscador, lo que hace bajar rotundamente los costes y poder competir “cara a cara” con los más grandes.

 

Tan solo debemos aprovechar las ventajas de ser pequeño y explotarlas.

Pero es necesario también ser conscientes de que no existen  “los duros a peseta” y que para conseguir resultados debemos, cuando menos, ser creativos y persistentes, solo así lograremos buenos resultados; pero esto tampoco es ninguna novedad.

Por tanto, debemos analizar en cada caso cuáles son nuestras ventajas y desarrollar estrategias para explotarlas al máximo.

Las 7 ventajas de ser una PYME

1) Especialización

Seguro que tu PYME tiene una larga trayectoria en el tiempo y sin duda tienes un alto grado de especialización.

Es muy importante que estés absolutamente informado de cuáles son las últimas tendencias o novedades de tu sector y aproveches toda esa experiencia.

Hoy en día internet ofrece cantidades ingentes de información, en muchos casos gratuita, con la que actualizar tu conocimiento. Hazles saber todo esto a los demás a través de tu blog (si no tienes uno, a que esperas para crearlo…!).

Las grandes empresas abarcan multitud de productos o servicios, pero tú como PYME puedes permitirte concentrar esa oferta y destacar como especialista en determinados micro-nichos.

 

Genera contenido especializado y encárgate de moverlo por las redes sociales, esto aumentara tu ranking en Google

 

2) Céntrate en un objetivo claro y conciso

Una de las cosas que más claras que hay que tener en cuenta a la hora de hacer marketing digital es el objetivo.

Puede parecer una tontería, pero muchas veces tratamos de matar moscas a cañonazos, enviando cantidad de información a la red que hace que nuestros potenciales usuarios tengan problemas en identificarnos.

 

Por eso, es fundamental hacer las cosas poco a poco e ir centrándonos en pequeñas metas para afianzar áreas de nuestro negocio, evitando siempre ser muy disperso, ya que entonces confundimos.

 

Insisto en que tener un buen blog que ofrezca soluciones, propuestas y demás información de nuestro negocio de forma clara ayudara a nuestra imagen de marca y a ser encontrados, lo que aumenta nuestras posibilidades de estar muy bien posicionados.

Tendremos más trafico a la web al ser referentes del sector, las visitas estarán más tiempo en la misma, baja tasa de rebote, etc…y esto se traduce en una mejor posición en buscadores.

 

 

3) Optimiza tu Web

De nuevo hay que insistir en una optimización SEO de tu contenido en la web.

Es muy importante tener perfectamente identificado nuestro negocio y las palabras clave (Keywords) por las que las personas buscan información de nuestro sector.

 

Para eso, es necesario hacer un análisis de palabras clave o más buscadas, hay mucha información en Internet.

 

Además, algunas de las herramientas para hacer estas búsquedas de palabras clave son gratuitas (Google keyword planner, por ejemplo). De esta manera, podemos revisar los textos que incluimos en la web y mejorarlos para tener un mejor SEO on Page.

 

 

4) Diferenciación

Seguramente no tendrás un departamento de atención al cliente enorme, ni una flota de furgonetas para el envío de tus productos o una nave gigante para almacenar toneladas de mercancía. Pero justo por eso, porque tu universo es más reducido tienes la oportunidad de centrarte mucho en tus clientes y ser muy personal.

Detecta que te hace diferente de las grandes compañías, muchísimo más impersonales que una PYME.

 

Hay montones de opciones en el entorno digital que te harán despertar emociones positivas hacia tu negocio, solo necesitas una buena dosis de creatividad.

 

Por ejemplo, puedes planear campañas de e-mail marketing en navidades, con el envío de felicitaciones electrónicas y personalizadas. El coste es bastante asumible y creara un gran impacto. Las PYMES tienen ventaja frente a las grandes corporaciones en cuanto al trato con el cliente. Suelen conocerse de muchos años y no hay cambios de personal tan frecuentes como en una gran empresa, con lo que has de aprovechar esa “familiaridad”.

Haz saber a tus clientes lo importantes que son para ti de una manera personal.

 

5) Aprovecha tu relación con tus clientes

Un poco al hilo del anterior punto, puedes aprovechar esa buena relación que tienes con tus clientes.

Prepara un apartado en tu página web invitándolos a comentar sobre el servicio que les das, que te demuestren la buena relación y el buen servicio que les proporcionas.

Y prepara botones en tu Web para que compartan tu marca en la red, tus posts, tus enlaces. De esta manera tu posicionamiento también será mejor y no te habrá costado ni un duro.

 

Tus clientes pueden ser tus mejores prescriptores, y tu cercanía con ellos un gran aliado.

 

6) Perseverancia

Internet es un medio muy rápido para comunicar mensajes. Preparas tu contenido, lo cuelgas en la red y ya está, todos tus contactos y algún interesado lo verán.

Pero todo lo que es rapidez en lanzar el mensaje no lo es tanto es obtener “recompensas”.

 

Hay que ser muy constantes en nutrir nuestra web de contenido y no decaer al poco tiempo por no ver resultados.

 

Hacer campañas de marketing digital es como hacer un plan de ventas a la antigua usanza, pero usando otros métodos y canales y sin duda mucho más económico.

Nadie consigue un montón de clientes en sus primeras visitas como comercial, sino que hay un “embudo de conversión” que va dejando un goteo y que hace que al cabo de uno o dos años nuestra cartera de clientes sea suficiente para darnos beneficios. Con Internet pasa lo mismo.

Poco a poco y a base de trabajo y esfuerzo iremos aumentando nuestra visibilidad en la red y mejorando nuestra experiencia para conseguir mejores resultados.

 

Internet no hace milagros, pero sin duda el coste, bien sea que lo hagamos nosotros o lo encarguemos a una agencia, siempre será mucho menor que contratar más comerciales o hacer campañas off line.

 

Es importante asumir que el marketing online es complementario a otros canales de venta mas directos o humanos,  salvo algunas excepciones como el caso de una tienda online pura y dura (E-commerce, y tampoco siempre…)

 

7) Flexibilidad

Todo lo anteriormente descrito está muy bien, pero es verdad que ajustar una estrategia de marketing online para que funcione como un Rolex no es cosa fácil ni de una semana. 

 

Las PYMES tienen otra ventaja indiscutible frente a las grandes empresas que es su capacidad de pivotar más rápido, de ser flexibles.

 

La toma de decisiones en muchos casos esta supedita a una o a unas pocas personas, con lo que podemos ser mucho más agiles a la hora de modificar los planes.

Se evitan pesados y tediosos protocolos de actuación y por tanto será fácil cambiar de estrategia si una no funciona.

Hay que estar dispuesto, por tanto, a adaptarse a las nuevas tecnologías como forma de sobrevivir a las grandes empresas.

No olvidemos que somos los pequeños mamíferos los que habitamos la tierra, y no los Dinosaurios; y fue gracias a su capacidad de adaptación, a su menor necesidad de recursos y  flexibilidad para adaptarse a nuevos entornos.

Existen multitud de opciones en Internet para hacer llegar tu mensaje a tus clientes, sean conocidos o por conocer, que además de ser muy efectivas tienen un coste bastante asumible para cualquier empresa.

Por último recordar que el posicionamiento en buscadores (Google, Bing, etc..) es algo muy importante, pero no lo único. En otro post hablaremos de las diferentes herramientas disponibles para un buen plan de marketing digital

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *